La batalla de Reikiavik (1972) convirtió a Bobby Fischer en campeón del mundo, pero nunca nadie cayó a los infiernos desde tan alto. Nuevo artículo de ‘Cuentos, jaques y leyendas’ en diario SUR , por Manuel Azuaga.

El ajedrecista argentino Miguel Ángel Quinteros fue quizás el mejor amigo de Fischer durante décadas. Azuaga habla con Quinteros y tira del ovillo de sus recuerdos para dar sentido a la debacle mental, personal y deportiva que sufrió Fischer, tras haber logrado coronarse como el mejor jugador del planeta. Fischer pasó de ser un héroe nacional a convertirse en el enemigo de los Estados Unidos. Pero… ¿Quién mató a Bobby Fischer?


Ilustraciones a cargo de Sr. García, un reconocido artista con premios y distinciones de primer orden en su profesión.