El 5 de octubre de 1972 Bobby Fischer (1943-2008), un mes y cuatro días después de haberse proclamado en Reikiavik campeón del mundo de ajedrez, pasó por el show televisivo de Bob Hope (1903-2003), y fue aclamado como lo que era: el nuevo héroe del sueño americano.

Screenshot_3

Esa misma noche Bobby compartió protagonismo con Mark Spitz (1950-), leyenda viva de la natación y de los Juegos Olímpicos. El programa de Bob Hope fue durante años el más visto de los EEUU y Fischer, superhéroe del tablero, dejó muestras de su mejor sentido del humor, sus dotes para el espectáculo y su descarnada, por entonces, actitud anticomunista, muy en la línea del contexto histórico y político que se vivía en plena guerra fría.

La traducción y subtítulos aparecen por gentileza de Sergio Caballero.

Mark Spitz, Bob Hope y Bobby Fischer

Mark Spitz, Bob Hope y Bobby Fischer