I JORNADA DE AJEDREZ TERAPÉUTICO EN MÉRIDA  

11 DE DICIEMBRE DE 2013

Os dejamos con otra de las crónicas de periodismo especializado de nuestro socio fundador Manuel Azuaga. En esta ocasión fue testigo presencial de la celebración de la I Jornada Nacional de Ajedrez Terapéutico celebrada en Mérida. Azuaga nos lo cuenta de un modo muy personal:
Hace unas semanas, recibí una amistosa invitación de parte de Juan Antonio Montero, psicólogo y presidente del Club Línex Magic de Extremadura, para asistir a la I Jornada Nacional de ajedrez terapéutico que su club iba a celebrar en Mérida. Recogí el guante con ilusión, desdeñando las cuatro horas en coche que hay desde Málaga hasta pisar la ciudad romana. Dado el nivel del programa (.pdf) mis expectativas eran máximas. Y bien que se cumplieron. A partir de la experiencia de Mérida, puedo sostener sin equívocos que el ajedrez,entre otras muchas definiciones, tambiénes terapia. Para que este axioma se cumpla debe darse, eso sí, una metodología concreta y un enfoque adecuado.
Apuntes de la jornada

El primero en tomar la palabra fue el gran Leontxo García, que una vez más mostró sus grandes méritos como orador y conferenciante. Simuló Leontxo ser el piloto de un avión y los allí presentes nos convertimos en improvisados pasajeros. Echamos todos a volar y pudimos disfrutar de un fascinante viaje: el de la propia historia del ajedrez y algunos de sus momentos más jugosos. Así, fuimos “aterrizando” en distintas épocas y personajes:
– vimos el papel de España en el ajedrez a partir del siglo XV, con Ruy López y los Reyes Católicos (la principal aportación es que se incluyó la dama tal y como hoy la entendemos, y parece que fue como homenaje a la reina Isabel);
– saltamos en el tiempo hasta la revolución de los peones de Philidor, justo en los albores de la Revolución Francesa (“los peones son el alma del ajedrez“, postuló el gran jugador); 
– vivimos el íntenso duelo político de Fischer y Spassky en plena Guerra Fría entre EE.UU. y la extinta Unión Soviética; 
– asistimos a la lucha de honor patriótico, en 1978, entre Káporv (prosélito del régimen comunista) y Korchnói (acusado de traidor por el Kremlin); 
– y fuimos testigos de la más reciente disputa personal por el título mundial que enfrentó durante años a Kárpov y Kásparov (solo un dato: en el macht de 1987 disputado en Sevilla hubo más de ¡13 millones de espectadores en TVE!, todo un récord).
Leontxo transmite apasionado su ponencia
Bajamos todos del avión con el vértigo feliz de quien ha disfrutado realmente de la aventura. A partir de ahí, Leontxo repasó su ya famoso decálogo de beneficios del ajedrez, un muestrario selecto que él mismo ha diseñado y que resume las grandes claves que tiene el noble juego.
* Desarrolla la inteligencia  
* Retrasa el deterioro cognitivo (gimnasia mental)  
* Se puede practicar por Internet 
* Es universal y válido para todas las edades 
* Es barato  
* Al estar ligado a la inteligencia, da buena imagen  
* Tiene al menos 15 siglos de historia documentada  
* Tiene interesantes conexiones con el arte, la ciencia  
* Produce personajes fascinantes
* Tiene intresantes aplicaciones sociales
TVE cubrió la jornada de Mérida
Con relación a las utilidades sociales del ajedrez que leemos en el decálogo, podríamos citar numerosos casos en diversos lugares del mundo y en colectivos muy distintos: sabemos de experiencias muy positivas a través del ajedrez con enfermos de Alzheimer, síndrome de Asperger, reclusos, centros de tratamiento y de rehabilitación de drogodependencias, autismo, trastornos mentales, ciegos, síndrome de Down, indigentes, niños con cáncer y casos de TDAH, por citar algunos ejemplos.
En este sentido, Extremadura, en palabras de Leontxo García, se sitúa “en la vanguardia mundial del ajedrez terapéutico y social“. Todo ello gracias al soberbio trabajo que el Club Linex Magic viene desarrollando desde hace ya varios años.
Urbano Vázquez, Juan Antonio Montero y Leontxo García
De algunos de estos proyectos nos habló quien puede considerarse el mayor especialista de ajedrez social y terapéutico en España: Juan Antonio Montero. Psicólogo de profesión, Montero habla de ajedrez y de terapia social con la sabiduría de alguien que acumula una amplia experiencia en la materia. Su mejor aval son los resultados de sus distintos programas; resultados todos ellos muy exitosos y que son refrendados, año tras año, tanto por los propios usuarios como por los organismos públicos e instituciones políticas que colaboran con el club. Entre los merecimientos logrados destaca sobremanera la Medalla de Plata al Mérito Social y Penitenciario que en 2012 consiguieron por el programa “Jaque mate a la exclusión” y el Premio Generaciones Unidas 2011 por el programa “Ajedrez saludable“.
Podéis ver con detalle y ampliar toda esta información en la web del club (área social) o en la crónica del blog www.jaquecito.blogspot.com.es que publiqué en agosto bajo el título El ajedrez y su uso terapéutico: la experiencia social de Extremadura
Montero entrevistado por TVE en el descanso de la mañana
El conjunto de actividades que Montero impulsa a través del ajedrez descansa sobre lo que se conoce como pensamiento estratégico. Ya hemos explicado alguna vez a qué nos referimos con este amplio concepto. El pensamiento estratégico viene a ser la capacidad que tiene un individuo para conseguir lo que quiere dando respuesta a cuatro sencillas preguntas
¿dónde estaba ayer? 
¿dónde estoy hoy?
¿dónde quiero estar mañana? 
y ¿qué haré para conseguirlo? 
Potenciando nuestro pensamiento estratégico mejoramos la capacidad para analizar con objetividad y para definir una estrategia futura, así como para establecer los planes necesarios que nos ayuden a llegar a esas metas. Al mismo tiempo, aprendemos a controlar nuestros primeros impulsos y pensaremos nuestros actos (al menos dos veces) antes de realizarlos. Todas estas habilidades se trabajan de forma natural a través del ajedrez
El momento álgido de la ponencia de Montero fue una dinámica de grupo que llevó a cabo gracias a la colaboración de los usuarios que estaban en la sala y que acudieron a Mérida desde la Comunidad Terapéutica La Garrovilla (Badajoz). Ellos son internos que reciben ajedrez dentro del programa “Ajedrez terapéutico para la deshabituación
La dinámica fue muy visual, yo diría muy impactante: en un tablero mural (ver foto de abajo a la izquierda) Montero puso, al azar, las 32 piezas de ajedrez. Solicitó voluntarios entre los usuarios de La Garrovilla y fue pidiéndoles, según el nivel de cada uno, que recordasen la posición exacta que veían en el mural. A algunos solo les pedía memorizar algunas de las piezas (“…tú, Jose, recuerda solo los cuatro caballos…”) y a otros les pedía un recuerdo por colores, lo cual implica ¡16 piezas! (“…en tu caso, todas las piezas negras…”). Les dió a todos 3 minutos para memorizar. El silencio en la sala fue absoluto. Pasados los 3 minutos, Montero retiró todas las piezas del tablero mural. Fue sacando uno a uno a cada voluntario para que dispusiera las piezas en las casillas exactas, y según la petición que a cada cual le había realizado. Hubo un 100% de acierto en todos los casos. Los aplausos invadían la sala.
Juan Antonio Montero junto a Hilario Blasco
La tercera de las ponencias llevaba como título “Ajedrez: ¿una tabla de salvación en las drogodependencias?” y fue impartida por el doctor Hilario Blasco. En la entrada anterior de este mismo blog dediqué un monográfico a sus investigaciones sobre ajedrez y TDAH ( Jaque mate al TDAH: un proyecto científico pionero). Tal y como reseñé en esa crónica, el doctor Hilario Blasco-Fontecilla es psiquiatra Infanto-Juvenil, experto en psicofarmacología, TDAH, conductas suicidas y trastornos de personalidad. Entre sus numerosos premios y distinciones destaca que ha sido galardonado con un premio doble de la European Psychiatric Association y con el Premio al mejor investigador emergente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica durante el año 2013. Es decir, la ponencia corrió a cargo de un experto, que al mismo tiempo está abriendo (en mi opinión, de un modo muy valiente) un nuevo campo científico a través del uso del ajedrez terapéutico.

Imagen extraída de la presentación del doctor Blasco
Lo que realmente agradezco de la ponencia del doctor Blasco es la enorme sencillez de vocabulario con la que transmitió sus conocimientos técnico-científicos al auditorio. No es fácil hablar de neurociencia, de tomografías o de la actividad que se produce en ciertas áreas del cerebro y que el público “conecte” y te entienda a la perfección.
El doctor dejó muy claros algunos conceptos con relación a las adicciones:
 
Goodman (1990) demostró que la adicción no se da exclusivamente a una determinancia sustancia. También se puede ser adicto a comportamientos, sin sustancias y/o drogas (ej: ser adictos al trabajo, a las compras, al sexo, al fútbol, etc.)
– Antes había una “visión moraliante” sobre las adicciones. El toxicómano se identificaba con un vicioso. Hoy se sabe que la adicción no es un vicio, es una enfermedad
Existe, dentro un rango, un componente de herencia genética. Es decir, los individuos más impulsivos (genéticamente hablando) son más propensos a las adicciones. Por supuesto que influyen otro múltiples factores: entorno, ambiente, educación…
 
Sabiendo por tanto que como enfermedad la adicción requiere de tratamiento, Hilario Blasco defiende con rigor científico los efectos positivos terapéuticos que ofrece el ajedrez como tratamiento complementario en los casos de adicción
¿Y por qué el ajedrez? Porque, al igual que ocurre con los casos de TDAH, con la práctica del ajedrez se activa e implica a las áreas cerebrales que se ven más afectadas en un individuo que sufre una adicción. Un claro ejemplo es el control de la impulsividad.
Hilario Blasco junto a Juan Antonio Montero
El doctor Hilario Blasco nos subrayó lo importante que resulta la prevención en el tratamiento de adicciones. Clasificó la prevención en 3 fases:
1.- Prevención primaria: Atención “antes de…” Es decir, aún no hay adicción, por lo que es recomendable que el entorno familiar esté atento a signos o sospechas. El momento crítico, por razones de toda índole, es la adolescencia. Por contra, es muy importante en este punto no caer en el exceso de sospechas o incluso en el hiperdiagnóstico. Actualmente se está hiperdiagnosticando a muchos niños, por ejemplo, con TDAH cuando no lo son.
2.- Prevención secundaria: El sujeto ya es adicto a algo, con o sin sustancia, y está sometido a un círculo de comportamiento que reactiva su adicción. El ajedrez puede ser un elemento útil puesto que ayuda en el área cognitiva, emocional y social de la persona
3.- Prevención terciaria. Existe un deterioro cognitivo y/o físico en el adicto. A través del ajedrez, con ejercicios adecuados, se puede complementar de forma eficaz el proceso de rehabilitación de cualquier adicción. Repetimos: no exclusivamente con ajedrez, pero sí como complemento terapéutico a disposición del enfermo.
 
Entrevista al doctor Hilario Blasco
Como continuación a la jornada y dando buena muestra de todo lo que hemos ido explicando más arriba, tomó la palabra Urbano Vázquez, médico y director de la Comunidad Terapéutica La Garrovilla (CTLG).
Urbano Vázquez, ponente en Mérida
Urbano se apoyó en su ponencia en la más que positiva experiencia que desarrollan con el ajedrez en la CTLG. 
La primera idea clave es:
La drogadicción (en tanto que adicción) es una enfermedad del cerebro que se puede tratar(“Drugs, Brains and Behavior”. The Science of Addition. NIDA 2007).
 
El déficit o deterioro cognitivo de un enfermo, expuso Urbano, se suele identificar tanto a nivel funcional, toda vez que “…una dosis te hace sentir y comportarte de modo distinto…”; como estructural, con secuelas cerebrales. En ambos casos el tratamiento pasa no sólo por la medicación, sino por la recuperación de la normalidad. Es aquí donde el AJEDREZ constituye un magnífico vehículo terapéutico para normalizar las estructuras y funciones cerebrales dañadas por la adicción.
En palabras de Urbano, el tratamiento debe ser siempre “integral bio-psico-social” y de nuevo el  AJEDREZ se adapta como ninguna otra actividad a este enfoque holístico de la terapia. 
Los datos analizados en el programa que desarrollan en su Comunidad Terapéutica son concluyentes: 
1. Más del 90% de los usuarios están satisfechos o muy satisfechos con el tratamiento 
 
2. Las evaluaciones neurocognitivas pre-test y post-test que se realizan demuestran un alto porcentaje de mejora en todas las variables medidas.
 
Infografía extraída de la ponencia de Urbano Vázquez
La jornada clausuró con una mesa redonda en la que también participaron desde el otro lado de la mesa Jose y Carlos, dos de los usuarios del programa con ajedrez de La Garrovilla. Cualquier persona que les escuchara sin saber previamente de qué trataba la jornada, se hubiera quedado literalmente con la boca abierta de ver y oir cómo se expresaban los dos, con qué riqueza de vocabulario hablaban, usando conceptos propios de la terminología del pensamiento estratégico y cómo, sencillamente, sabían estar y comportarse, en una muestra muy evidente de rehabilitación personal y social. Mis aplausos más sinceros.
Sus testimonios y los del resto de compañeros presentes que se iban uniendo para contar en primera persona sus experiencias, su cambio personal a través del AJEDREZ , fueron muy emotivos y el claro ejemplo, con nombres y apellidos, de que el AJEDREZ cura. No es una receta mágica, única ni milagrosa, pero sí una terapia de ayuda muy eficaz.
En la clausura de la jornada también tomó la palabra David Chávez Vaca, coordinador de la Fundación Jóvenes y Deporte del Gobierno de Extremadura. Nos habló sobre los programas deportivos con trasfondo social que desarrolla la Fundación, como Supercapaces, un programa muy bonito dirigido a personas que sufren alguna discapacidad, o Jaque mate a la exclusión, que ejecuta el Club Magic y del que se sentía especialmente satisfecho.
David Chávez

Enfatizó David Chávez la calidad del club extremeño a la hora de trabajar, y habló de la revista “Ajedrez social y terapéutico” que Montero le propuso editar a medias y de cómo no se lo pensaron dos veces a la hora de lanzarse a esa aventura. Juan Antonio Montero tomó la palabra inmediatamente después y agradeció a David, como representante de la Fundación, el apoyo que ésta le presta y también las “exigencias” de calidad que siempre le solicita, lo cual “…es un estímulo más para el trabajo del Magic“.

 
Foto de familia con los usuarios de La Garrovilla, representates políticos, ponentes y monitores
Volvía en coche el jueves a Málaga con la sensación de haber sido un privilegiado y haber participado en una jornada que pasará a la historia del ajedrez nacional como una referencia obligada en las aplicaciones sociales y terapéuticas del noble juego. Ojalá se repita año tras año la experiencia y ojalá pueda estar siempre allí para contarlo.
 
¿Será el ajedrez la terapia del siglo XXI?, me preguntaba yo por el camino.
David Chávez (Fundación Jóvenes y Deporte), Hilario Blasco, Leontxo Gª, Manuel Pérez Candelario (GM y monitor) y Juan Antonio Montero.
David Chávez (Fundación Jóvenes y Deporte), Hilario Blasco, Leontxo Gª, Manuel Pérez Candelario (GM y monitor del Club Linex Magic) y Ana Zapata (monitora y psicóloga).
 
 
¡Hasta pronto, amigos!